Skip to Content

About: Casa de Poder Miami

Recent Posts by Casa de Poder Miami

Los Hombres Sabios Buscan a Jesus

Mis muy queridos de Casa de Poder, sean hoy bendecidos…    ¡SHALOM!

Hay algo de mágico y de misterioso en la antigua imagen. A través del continente, sobre la arena del desierto, bajo las silenciosas estrellas, una caravana avanza con dificultad. En sus tierras lejanas, estos hombres leyeron las señales y los portentos en el cielo nocturno, y percibieron una increíble verdad que por muchos años muy pocos reconocerían. Los recordamos como los sabios, o para llamarlos como en el evangelio, los “MAGI”  de esa palabra deriva “MAGOS” y ésta es una historia llena de asombro. ¿Quiénes eran estos visitantes?¿Qué están buscando y cómo  encontraron lo que su corazón anhelaba?¿Por qué se les hizo una invitación tan preciosa? Las pinturas y la realidad parecen no coincidir. ¿Eran magos o monarcas, embajadores o astrólogos, tres reyes o tres sabios? Nos gusta imaginarlos con atuendos coloridos y exóticos, preferentemente con camellos. Durante siglos hemos especulado acerca de su identidad. No tenemos todas las respuestas, pero tal vez haya suficiente luz como para guiar nuestra búsqueda de los sabios de la historia.

Como ellos, quizás podamos seguir esa luz hacia las respuestas que buscamos. Primero fueron vistos en las proximidades de Jerusalén haciendo preguntas. “¿Dónde está el que ha nacido, rey de los judíos?___preguntaron___vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo” (Mateo 2:2).

Era frecuente ver forasteros en Jerusalén. La gente local habría reconocido a estos particulares visitantes como venido de algún país de oriente, probablemente Persia o de Arabia. Su interés por las estrellas los habría señalado como astrólogos: los lectores del cielo.

Hubo un tiempo en que la mayoría de los israelitas habían sido desplazados en cautiverio a esas tierras lejanas, y la ciencia de las estrellas les habría resultado familiar. Sin embargo estos visitantes habían viajado a Judea desde muy lejos. Un viaje largo y peligroso, siguiendo un punto de luz en el cielo. Esto era algo nuevo. De esa manera los sabios  habían recibido una cuidadosa explicación de dónde hallar al rey recién nacido: Belén.

Hacía muchos años el profeta Miqueas había vinculado a éste pueblo con su futura importancia (Miqueas 5:2). Mateo nos dice que la estrella apareció, nuevamente, para deleite de los sabios. En realidad los condujo a la pequeña ciudad de Belén, donde hallaron la modesta familia que buscaban. Hemos visto muchas ilustraciones coloridas de la escena que vino a continuación.

Pero, ¿son acertadas? A través del tiempo, los pintores han disfrutado mostrando a los elegantes sabios adorando al recién nacido Jesús, cuya familia era demasiada pobre para tener una habitación, en la noche de la navidad. Imaginamos a éstos visitantes llegando inmediatamente después de los pastores. Pero esa idea jamás surgió de la Biblia. Mateo nos relata que cuando los sabios llegaron, la escena no era el rústico lugar del nacimiento de la noche de navidad, sino una casa (Mateo 2:11). Al parecer habían transcurrido algunas semanas e incluso meses y, para esa época, José y María ya habían  instalado a su pequeña familia en una vivienda más adecuada. Entonces,  fue un poco después que llegaron estos tres…¿eran tres? Tradicionalmente se han asociado tres nombres a estos sabios: Beltasar, Melchor y Gaspar. Pero en realidad fue siete siglos más tardes que se asociaron estos nombres a los misteriosos visitantes. No podemos estar seguros de los nombres ni de la cantidad de regalos; y éstos sí fueron tres: oro, incienso y mirra. Tal vez hubo tres representantes para los tres presentes. Por  lo tanto, así como seguramente los pastores tomaron el “camino más humilde” hacia el niño Jesús, tenemos a los sabios, quienes tomaron el camino más importante”. Un grupo vino de las inmediaciones, mientras que el otro se trasladó desde una larga distancia. Un grupo provenía del campesinado; el otro, de un entorno de riqueza y sabiduría. El uno llegó en esa noche inolvidable, el otro arribó poco tiempo después. Llegaron por diferentes caminos, pero se fueron con los corazones unidos. Los pastores regresaron a sus rebaños, alabando alegremente a Dios (Lucas 2:20). Los sabios, en cambio regresaron “a su tierra por otro camino” (Mateo 2:12).

Después de otra señal: un sueño que les advirtió que el rey Herodes representaba una amenaza para sus vidas. Allí, en esa ruta que se esfuma hacia el oriente, nuevamente perdemos la pista de los sabios. Aparecieron misteriosamente y, también, misteriosamente desaparecieron. Nos quedamos con muchas preguntas acerca de ellos. ¿En qué cambió su vida?¿Qué les relataron a sus amigos en su tierra natal?¿Qué  se hizo de esos extraordinarios regalos? Las obras teatrales, los festejos y las ilustraciones han ofrecido respuestas imaginarias. Pero las mejores preguntas, aquellas albergadas en nuestro corazón, están claramente respondidas en el breve boceto de estos sabios, que se  encuentran en el evangelio de Mateo.

Nos  preguntamos, por ejemplo: ¿Quién podría buscar al Señor de Señores? Vemos, con gran gozo, que de manera similar son invitados pastores y jeques, ricos y pobres, vecinos y extranjeros. Preguntamos: ¿Cómo podemos encontrar el camino? Los sabios se guiaron  por los cielos y por su corazón. Las Glorias de Dios están escritas en el firmamento mismo; su voz nos llama desde nuestro interior. Los sabios fueron tras la luz de una estrella y Dios se acomodó a la limitada sabiduría de ellos y de la época. ¿Cuánto más grande es la sabiduría disponible para nosotros? Dios todavía nos invita y su invitación está escrita donde quiera que se posen nuestros ojos. ¿Qué regalos podemos traerle? Los sabios nos enseñan que la respuesta es: lo que tengas a  mano. Los visitantes trajeron los regalos que les parecían más apropiados, aquellos que podían darle a cualquier emperador. Pero los pastores solamente llevaron su deleite y su adoración. ¿Dónde iremos ahora? Los sabios regresaron a casa por otro camino; así también nosotros.

En la presencia de Cristo, todos los caminos son nuevos; todos los caminos conducen al hogar que el Hijo nos ha preparado cualquier regalo que podemos ofrecer “languidece” ante el resplandor del regalo que se nos ha ofrecido.

¡Feliz Navidad!

Dr. Rigoberto Bernal

Apóstol y Pastor

0 0 Continue Reading →

Fotos de Dani Driggs y Hombres de Honor

[nggallery id=22]

0 0 Continue Reading →

La Estrategia del Reino

¡Bendecidos amados pastores del rebaño! ¡SHALOM!

Recientemente, recibí un correo de una de nuestras líderes celulares, en donde se condensaba una filosofía o estilo de vida, de una de las etnias más antiguas del Sur de África. Ubuntú es el concepto filosófico fundamental que le dio base a la comisión de la verdad y la reconciliación (Sudáfrica), presidida por Desmond Tutu (Premio Nobel de la Paz), en el momento de la transición democrática sudafricana. La idea del reconocimiento público de los crímenes contra la humanidad en el contexto del “Apartheid” facilitando un proceso único de la amnistía y la construcción de la nación, que llevó a Nelson Mandela a la presidencia de Sur África.

“Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas. 

Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio.
Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: UBUNTU, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes? UBUNTU, en la cultura Xhosa significa:

“Yo soy porque nosotros somos”

 

 

 

“Suyos en el Reino y por el Reino”

Apóstoles

Rigoberto Bernal y Khanah Sherit

0 0 Continue Reading →

Salmista Dani Driggs

0 0 Continue Reading →

Apostol Rodolfo Rojas

0 0 Continue Reading →

FOTOS DE MULTIPLICACION Y CONSOLIDACION 2012

[nggallery id=21]

0 0 Continue Reading →

 

Recent Comments by Casa de Poder Miami